Las Armas del Conquistador

Desde hace mucho tiempo que he querido hacer una entrada sobre Pedro de Valdivia, no solo por la importancia de su persona en la historia de Chile, sino también por su influencia dentro de la heráldica nacional. Sin embargo, sus armas y su historia son algo incierto desde el momento de su nacimiento, por lo que luego de mucho leer he decidido por fin escribir sobre él y así comenzar de manera ordenada en el blog un periodo de gobernadores de Chile y las ciudades que fundaron o en las que sus armas se encuentran.

La biografía de Pedro de Valdivia es larga e interesante, sus aventuras se recogen en varios libros, tanto de su familia como de su historia en Chile, por lo que en esta entrada remitiré los datos útiles para el análisis de sus armas.

La familia de Valdivia tomó su apellido del señorío que con jurisdicción civil y criminal gozó en el valle denominado de Valdivia, antiguamente Alfoz de Ibia. Este dominio señorial o estado de los Valdivia comprendía varios pueblos, según las crónicas antiguas, siete. La casa solariega de los Valdivia de la villa de Villanueva de la Serena en Extremadura, aún se conservaba en pie en 1884 en la plaza mayor.

Pedro de Valdivia

Pedro de Valdivia

Pedro de Valdivia habría nacido entre 1497 y 1505. Los cronistas le han señalado múltiples lugares de nacimiento: Campanario, Cabeza del Buey, Castuera, Villanueva de la Serena y Zalamea, sin certeza, pero en el libro “La Familia de Don Pedro de Valdivia” se inclinan más, y a partir de un acta de bautizo, por la opción de Castuera. Casó en Zalamea de la Serena en 1527 con doña María Ortiz de Gaete. Fue soldado en la campaña de Lombardía entre 1522-25. Venido a Indias en 1535, es nombrado Maestre de Campo del ejército del Perú en 1537. En 1540 parte como jefe de la expedición conquistadora de Chile, fue el primer gobernador de Chile y fundador de las ciudades de Santiago, Concepción, La Serena, Imperial, Villarrica y Valdivia. Tras una larga campaña contra los mapuches del centro y sur de Chile, muere en la batalla de Tucapel el 25 de diciembre 1553, sin dejar sucesión.

El blasón de la casa de Valdivia tiene un origen fabuloso, descrito por Lope de Vadillo en su nobiliario manuscrito: “Los Valdivia son de las montañas del valle de Valdivia que es tierra de Aguilar del Campóo, los cuales traen por armas un escudo de oro con dos sierpes de sinople y los cuellos vueltos y una viga de sinople tragante de la una a otra serpiente, y el blasón dice de esta manera: en este valle de Valdivia había una sierpe que destruía y despoblaba la tierra y había en aquella tierra siete hermanos que fueron a pelear con ellas y los seis murieron y el postrero la mató con una viga que echó a la sierpe en que la sierpe se cebó, de manera que así la mató y el Rey le dio por armas lo susodicho. Son habitantes en Porcuna y Carmona”

A los blasones propios de los Valdivia se han juntado desde su primer enlace, los propios del linaje Guzmán, que en su forma más primitiva estaba compuesto: “en campo de plata dos calderas jaqueladas, puestas en pal, de cuyas salen siete sierpecillas de su color”.

De ahí el escudo que corona el libro “La Familia de Don Pedro de Valdivia”:

valdivia guzman

En este blasón no se especifican los esmaltes del jaquelado de las calderas, pero al buscar Guzmán, la mayoría de ellos son de oro y gules, además no se blasonan tres estrellas sobre las sierpes que sí aparecen en el escudo. No se especifica tampoco el tronco ni detalles. Al buscar un blasón de Valdivia se encuentra lo siguiente: “En oro, dos sierpes de sinople, con las bocas ensangrentadas, afrontadas y con las colas entrelazadas y de boca a boca un tronco nudoso; en jefe tres estrellas de gules”. Razón por la cual el escudo quedaría blasonado y dibujado de la siguiente forma:

Escudo partido: 1° de oro, dos sierpes de sinople, enlazadas y afrontadas, y de boca a boca un tronco de sinople surmontadas de tres estrellas de ocho puntas de gules puestas en faja. 2° de plata, dos calderas jaqueladas de oro y gules, gringoladas de siete sierpes de sinople en cada asa y puestas en palo.

Pedro de Valdivia nobiliario 3

Para el término Gringoladas lo remito al excelente blog de Xavier García: Dibujo Heráldico y su entrada sobre las Calderas

Un escudo similar es el que encontramos en el Nobiliario de la Antigua Capitanía General de Chile, pero donde la parte de Guzmán toma otra forma, que no sé si corresponde a ese linaje y el mote se vuelve una bordura:

“Oro, dos sierpes de sinople enlazadas, jefe tres estrellas de gules; partido de plata tres calderas de sable puestas 1-2; bordura general de plata con el mote “La muerte menos temida da más vida” que es de Valdivia”

Que prefiero blasonar como sigue: Escudo partido: 1° de oro, dos sierpes de sinople, enlazadas, afrontadas y de boca a boca un tronco de sinople, surmontadas de tres estrellas de ocho puntas de gules. 2° de plata, tres calderas de sable mal ordenadas. Bordura general de plata con el mote “La muerte menos temida da más vida” en letras de sable.

Pedro de Valdivia nobiliario 2

Es en este mismo nobiliario donde se le atribuye dichas armas al linaje Valdivia, pero no a Pedro de Valdivia en particular, más adelante en el mismo se le atribuyen una armas encontradas en el retrato que S.M. Doña Isabel II de España obsequió en 1853 a la Ciudad de Santiago ejecutado por el pintor E. Lucas, en Madrid.

Museo Histórico Nacional.escudovaldivia

Que blasonan como sigue: “Gules, dos espadas de oro en sotuer, cantonadas de un escudete de plata, cargado de un tornillo de azur; orla circular con cadena de oro terminada en cruz de Jerusalén y en jefe, cargada con corona Real de oro; partido de Valdivia”

Imágenes que yo blasono y dibujo de la siguiente forma:

Escudo partido: 1° de gules, dos espadas de oro en aspa, cantonas de cuatro escudetes de plata con un roel de azur; orla de oro terminada por una cruz pate de los mismo, sumada de una corona real abierta de oro. 2° de oro, dos sierpes de sinople, enlazadas, afrontadas y de boca a boca un tronco de sinople.

Pedro de Valdivia nobiliario

No sé de dónde provienen las armas del primer cuartel, las busqué, no me queda claro si es una cadena de oro de alguna orden, ya que Pedro de Valdivia no pertenecía a ninguna, pueden venir de las armas de Isabel II, pero los escudetes de plata no se encuentran en ellas.

Escudo de S.M. Isabel II de España

Escudo de S.M. Isabel II de España

Las armas de Pedro de Valdivia, al igual que su origen, quedan en duda, sin embargo las encontramos en varios escudos municipales chilenos. No cabe duda que son las sierpes y las estrellas la señal más clara.

Creo que las últimas recogidas de su retrato le agregan, pero no aclaran. No hay registro de cartas con su sello, sí múltiples con su firma, pero ninguna con sello. No refieren que fuera nombrado caballero tampoco, solo que poseía hidalguía por su línea paterna. Es interesante saber que hay espacio para la investigación aún y para que se certifiquen las reales armas del conquistador, aunque no haya descendiente directo de él que pueda ostentarlas, sino solo las de la familia Valdivia, muy desarraigados a esta altura.

Espero aportar con esta entrada y no generar aún más dudas, ya que a mí me trajo muchas este escudo en particular. Los diseños son todo lo que puede hacer alguien que se dedica a algo tan alejado como la medicina. Cualquier aporte será bienvenido.

Alonso de Sotomayor y Valmediano

Volviendo a retomar este tan poco activo blog, y como introducción a la próxima entrada, debo hoy referirme a las armas de Alonso de Sotomayor

Alonso de Sotomayor y Valmediano

Alonso de Sotomayor y Valmediano

Alonso de Sotomayor y Valmediano, Marqués de Villa Hermosa, es el quinto hijo de Gutierre de Sotomayor, señor del Mayorazgo de Hinojosa, en sus segundas nupcias con Beatriz de Valmediano y Mena. Nació en Trujillo en 1545 donde su abuelo Francisco de Hinojosa era señor de la casa del apellido en la ciudad.

Tuvo una prolífica carrera militar, ingresó a temprana edad al servicio, con una destacada carrera en Italia en Flandes donde veinte años después ya era capitán de los ejércitos españoles y era respetado por el Duque de Alba y Juan de Austria.

En 1580 volvió a Madrid en desempeño de una comisión de servicio. Felipe II, al ver la eficiencia de este soldado, le otorgó la gracia del hábito de Caballero de la Orden de Santiago, y le mandó en la campaña sobre Portugal.

Escudo de Felipe II. Rey de España, Portugal, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, Duque de Milán, Soberano de los Países Bajos y Duque de Borgoña, Rey consorte de Inglaterra e Irlanda.

Escudo de Felipe II. Rey de España, Portugal, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, Duque de Milán, Soberano de los Países Bajos y Duque de Borgoña, Rey consorte de Inglaterra e Irlanda.

Debido a la desastrosa situación que se vivía en Chile por la Guerra de Arauco, el rey Felipe II, convencido de que los problemas en Chile se debían a una falta de liderazgo militar, decide enviarlo como Gobernador a resolver la situación.

El nombramiento de Sotomayor como Gobernador del Reino de Chile se concretó el 19 de marzo de 1581. Partió desde el puerto de San Lúcar de Barrameda a fines de septiembre de 1582 con 600 hombres y su travesía hacia Chile estuvo llena de dificultades. No sólo porque una tempestad los sorprendió en Cádiz, sino además porque las naves no pudieron encontrar la boca oriental del Estrecho de Magallanes, debiendo retornar hacia el norte. Sotomayor decidió quedarse en Buenos Aires y de ahí dirigirse a Chile cruzando la Cordillera de los Andes. El 19 de septiembre 1583 llegó a Chile.

Estrecho de Magallanes

Estrecho de Magallanes

A su llegada Sotomayor rápidamente se hizo una idea de lo que ocurría en el territorio, tal como lo relatara a Felipe II:

“Hallo este reino afligidísimo, pobre y disipado de todos los medios que me pueden ayudar. La gente de guerra que hay en él (recargada) de muchos servicios, licenciosa y libre, acostumbrada a grandes socorros. La que yo traigo, desnuda, y perdida; y a los unos y a los otros les parece que mi venida ha sido para remediarlos a todos y cumplirles sus pretensiones. Los mercaderes muy pobres por las derramas continuas que se les han echado. Los vecinos consumidos. La caja de V.M. tan pobre que no alcanza a los salarios de los oficiales y míos de manera que por todas partes me veo imposibilitado para conseguir lo que deseo…”. 

Quería desarrollar la conquista de Chile con el estilo de Pedro de Valdivia, es decir, construyendo fuertes que se protegieran entre sí y a las ciudades, idea que no logró realizar, pues necesitaba para ello un ejército profesional, petición no satisfecha por las autoridades hispanas por la escasez de recursos con que contaba la Corona.

Pedro de Valdivia

Pedro de Valdivia

Realizó por entonces varias campañas contra los mapuches. Logró capturar al mestizo Alonso Díaz, que dirigía desde hacía algunos años la resistencia. Envió a su hermano Luis a realizar una campaña en las inmediaciones de Valdivia, y logró rechazar a los mapuches en un ataque sorpresa que les realizaron en Angol el 16 de enero de 1585

Sotomayor se abocó a conseguir los recursos necesarios para lograr la pacificación del Reino, tratando de hacer efectiva una Real Cédula que disponía que el Virrey del Perú debía asistirlo con todos los auxilios necesarios. Así, la guerra no registró grandes movimientos, pues se estaba a la espera del arribo de los refuerzos que mandó traer de España en 1586.

Finalmente, de los 700 hombres enviados sólo llegaron 400, y con ellos organizó un ataque contra los naturales. El entonces Virrey del Perú, García Hurtado de Mendoza, consideraba urgente entrar al territorio enemigo y repoblar las ciudades y fuertes destruidos por los naturales.

García Hurtado de Mendoza

García Hurtado de Mendoza

La campaña militar se inició a orillas del río Biobío en noviembre de 1590. El triunfo obtenido permitió a los españoles seguir hasta Arauco, a orillas del río Carampangue. Sotomayor fundó una plaza militar a la que denominó San Ildefonso, en la que decidió permanecer sin intentar repoblar y fundar nuevos sitios por falta de recursos

Ese mismo año se casó con Isabel de Zarate hija de Francisco de Andia Irarrázaval en el pueblo de Curimon, solo tuvo una hija Lorenza de Sotomayor.

La falta de recursos era el único argumento que Sotomayor tenía para explicar la situación que se vivía. Insistiendo en su postura, decidió partir hacia Lima a pedir refuerzos. En agosto de 1591, recaló en el Callao y estando allí supo que había sido relevado de su cargo por Martín García Oñez de Loyola como nuevo Gobernador de Chile.

Martin García Oñez de Loyola

De vuelta en España en 1604 es nombrado Comendador de Villamayor y nuevamente se le designó en la Gobernación de Chile, responsabilidad que rehusó aceptar. En 1609 fue nombrado Consejero de las Indias y más tarde quedó encargado de la expulsión de los moriscos del Reino de Toledo. Como miembro de la Junta de Guerra de Madrid, se opuso enérgicamente a la adopción del sistema de guerra defensiva en Chile, impulsado por el Padre Luis de Valdivia.

Falleció en Madrid en Mayo de 1610 dejando como única sucesora a Lorenza de Sotomayor, I Marquesa de Villahermosa por real cedula de 25 de noviembre de 1625, la cual renunció a su título a favor de su primo Fernando Francisco de Andia Irarrázaval.

Sus armas blasonadas en el Nobiliario de la Antigua Capitanía General de Chile y extraídas del libro Relación de servicios de Don Alonso de Sotomayor escrito por  Francisco Caro de Torres en 1620, son:

“Oro la mata de hinojo que es de Hinojosa; partido de plata las tres fajas cargadas de dos órdenes de jaqueles de oro y sable, que es de Sotomayor; bordura general de gules cargada de siete aspas de plata”

EA Alonso de Sotomayor de Valmediano

El blasón no especifica el esmalte del hinojo, por lo que lo realicé de sable y lo blasono de la siguiente manera

Escudo partido, 1° de oro, una mata de hinojo de sable. 2° de plata, tres fajas jaqueladas de oro y sable. Bordura general de gules con siete aspas de plata. Al timbre corona de marqués.

Escudo de Alonso de Sotomayor y Valmediano, Marqués de Villahermosa

Escudo de Alonso de Sotomayor y Valmediano, Marqués de Villahermosa

Es un bello escudo y mi elección del sable para el hinojo fue también para mantener cierta armonía con el sable de las fajas, ya que de sinople perdía estilo. Además agregué la corona de Marqués al timbre, ya que Alonso de Sotomayor tenía el título de Marqués de Villahermosa. Me pregunto por qué Lorenza de Sotomayor habrá cedido el título a su primo. Si usted lo sabe, cuénteme. Agrego como anécdota que el segundo nombre de mi hijo y el mío es Alonso.