Timbres y otras ocurrencias

Como ya he comentado, la heráldica en Chile es una ciencia/arte que va a la desaparición, es por esta razón que, a diferencia de otros países, las reglas heráldicas para el diseño de escudos en el país no están normalizadas, lo que repercute directamente en las licencias que se tomarán los diseñadores al dibujar escudos municipales.

Al revisar los escudos municipales que “cumplen” con reglas heráldicas podemos ver que la licencia de los diseñadores también se extiende al timbre del escudo. Con algunas excepciones, la mayoría de los escudos va timbrado con lo que las propias municipalidades describen como Corona Municipal

La Corona Municipal utilizada en Chile es una corona mural de ocho almenas con cuatro a la vista, en general de oro, pero en varios casos se puede encontrar de otros esmaltes e incluso con agregados. En relación a otras coronas murales que diferencian las villas, de pueblos y ciudades, se le considera la corona mural común o estándar

Corona mural municipal

Corona Municipal

Coronas murales

Coronas Murales

En las municipalidades que salen del uso de esta corona vemos yelmos y quimeras, coronas de Conde, Reales e incluso Navales. Su origen no queda claro si fueron concedidas, están en relación a la historia de la comuna o simplemente se tomaron la licencia de adoptar el timbre que se les ocurriera. Me inclino más por la última opción.

Algunos ejemplos de escudos no timbrados con corona municipal

Como podemos ver, la licencia al timbrar da para todo. Por mi parte, encuentro mucho más rica la tradición de las coronas murales que diferencian el pueblo, villa, ciudad, etc, y me encantaría ver algo así aquí, sin embargo, en un país con una heráldica tan irregular, me parece que la Corona Municipal única es una sencilla y visualmente atractiva forma de normalizar los timbres municipales. Crear un reglamento al respecto es tan sencillo y creo que no solo favorecería a la tradición heráldica sino que también a ese tan capitalista concepto moderno de “Imagen corporativa” que está destruyendo los símbolos que ya existen, en lugar de perfeccionarlos.

Anuncios

El Copihue

Esta enredadera nativa de la cordillera de los Andes y cordillera de la Costa del sur de Chile es un motivo recurrente en la heráldica nacional. Su nombre deriva del mapuzungun (lengua de los pueblos originarios del sur de Chile) kopiw o kopiwe con el que se nombra su fruto; posee variedades rojas, blancas y rosadas y crece principalmente en climas húmedos y bosques de robles.

Copihue-02

Conocida científicamente como Lapageria rosea es actualmente una especie amenazada, debido a su lento crecimiento y floración (3-10 años) y comercialización ilegal por su belleza. Razón que llevó al Estado a prohibir por decreto en 1971 su corte, arranque, transporte, tenencia y comercialización. Seis años más tarde, en 1977, fue declarada Flor Nacional.

Suele dibujarse de tres pétalos (dos laterales y uno central bajo) orientados hacia la punta del escudo, en ocasiones hojado y tallado o incluso dentro de su enredadera. A pesar de que existen más colores de copihue, en todos los escudos municipales presentes siempre esta de gules.

CopihueDe plata, un copihue de gules, hojado y tallado de sinople

Las comunas que lo utilizan pertenecen a la zona natural de crecimiento de esta flor, desde la región de Valparaíso hasta la Araucanía, pero principalmente en los bosques de la cordillera de la Costa y la selva Valdiviana, pero su uso más allá de la representación geográfica obvia tiene como símbolo al pueblo nativo Mapuche de la zona. Cuenta la leyenda que serían las lágrimas y gotas de sangre derramadas por los pueblos durante las constantes guerras antes de la llegada de los españoles a Chile y después de la Guerra de Arauco, llevada a cabo por el ejército de conquista español entre 1536 y 1810, y la cual sería descrita por Felipe II como el conflicto que más vidas españolas costó en el Nuevo Mundo

Lo encontraremos en los municipios: (abrir para ver con más detalle)

El copihue es un bello y sencillo motivo que se adecua perfectamente a las normas heráldicas debido a su facilidad de dibujo y fácil reconocimiento y su utilización debiera fomentarse, no solo porque es la flor nacional, sino por ser único de esta zona y por representar tanto de nuestra historia. Afortunadamente no solo lo he visto en escudos municipales, sino que también en línea en algunos escudos personales de chilenos en el extranjero o en Chile, lo que me parece una buena forma de marcar diferencia y originalidad a la hora de elegir motivos para el escudo. Esperemos que, como la heráldica chilena, el copihue no siga en peligro y eventualmente llegue a la extinción, porque es un bello símbolo que debemos proteger.